Saltar al contenido
Mi Vivero Online

Abono

tipos de abono

Fertilizantes o abonos

Un fertilizante es una sustancia química natural o sintética que se utiliza para mejorar el crecimiento y la fertilidad de las plantas. Los fertilizantes también pueden mejorar la retención de agua y filtrar cualquier exceso de líquido, mejorando así la eficacia del suelo. Los fertilizantes suelen ofrecer los tres macronutrientes principales: potasio, fósforo y nitrógeno. Los fertilizantes también pueden añadir nutrientes secundarios como azufre, magnesio y calcio al suelo o a los medios de cultivo.

Existen diferentes tipos de fertilizantes que pueden ser usados en plantas específicas para promover su crecimiento. Por ejemplo, los posos de café se usan comúnmente para plantas que prosperan con sustancias ácidas, como azaleas, arándanos, rosas y tomates. Cuando se trabaja con posos de café, es importante regar el suelo después para promover la absorción.  Los fertilizantes son materiales utilizados para proporcionar nutrientes a las plantas que son deficientes en el suelo.

Muchos fertilizantes son extraídos y purificados de depósitos naturales en la tierra. Materiales como el sulfomag, el muriato de potasa y el superfosfato triple se producen a partir de minerales naturales. Algunos materiales, como la urea y el nitrato de amonio, son sintéticos, pero proporcionan a las plantas los mismos nutrientes que se encuentran naturalmente en el suelo.

El color de los fertilizantes varía según el lugar de extracción, el grado de purificación y la presencia de colorantes añadidos. Por ejemplo, el muriato de potasa puede ser rojo, blanco o incoloro. El color de un fertilizante no indica su utilidad, lo que realmente importa es su contenido de nutrientes.

Importancia de los fertilizantes

El aumento de la población se traduce en una mayor demanda de alimentos. Las amenazas en la producción agrícola, como las plagas, la pérdida de la fertilidad del suelo y la falta de nutrientes, pueden dar lugar a un bajo porcentaje de plantas para cosechar.

Si no se abordan estos problemas, no habrá suficientes cultivos que constituyan una gran parte de nuestro suministro de alimentos para satisfacer las necesidades de la población. De ahí la importancia de utilizar fertilizantes.

Los fertilizantes son sustancias que contienen elementos químicos como estiércol o mezcla de nitratos que mejoran el crecimiento de las plantas. Dan nutrición a los cultivos. Cuando se agregan al suelo o al agua, las plantas pueden desarrollar tolerancia contra plagas como malezas, insectos y enfermedades. Esto significa que se reduce la necesidad de herbicidas e insecticidas para producir cultivos más sanos. También se pueden eliminar las enfermedades que dan valor estético a la cosecha.

importancia de los fertilizantes

Aparte de las plagas, un gran problema de la agricultura es la condición del suelo. La sequía y la falta de agua son algunos de los problemas en la producción de cultivos. Las granjas de secano tienden a crear rendimientos muy bajos e inciertos. Los cambios en el clima, como la distribución desigual de las precipitaciones o las largas interrupciones de la estación de lluvias, dan lugar a una cantidad excesiva de precipitaciones o a una deficiencia de agua cuando ésta es muy necesaria. Los fertilizantes ayudan a las plantas a superar estas situaciones al aumentar su capacidad de retención de agua y mejorar la profundidad de enraizamiento.

El potasio que se encuentra en los fertilizantes está destinado a fortalecer el tallo y la paja de las plantas.

Los fertilizantes no sólo ayudan a aumentar los rendimientos y a promover el crecimiento saludable de las plantas, sino también a su desarrollo. Contienen nitrógeno que actúa como un estimulante del crecimiento que puede ser caracterizado por el color verde de las plantas. La sustancia de fósforo en los fertilizantes ayuda a la formación más rápida de semillas y al desarrollo de las raíces.

Tipos de Fertilizantes más comunes

¿Cuáles son sus opciones con los fertilizantes orgánicos? Resulta que hay bastantes buenas. Para el jardinero nuevo en la idea de los productos orgánicos, la variedad de opciones a menudo disponibles puede ser confusa.

Hay docenas de fertilizantes orgánicos disponibles, cada uno con características diferentes y no todos tienen etiquetas convenientes con información sencilla sobre cómo hacerlo. Los que están acostumbrados a las recetas exactas y a las mediciones e instrucciones paso a paso, a menudo se quedan perplejos ante los métodos de los jardineros experimentados, que aparentemente no tienen ni idea de cómo hacerlo.

La belleza es que la jardinería no es una ciencia exacta donde los vasos de precipitados de fluidos medidos y las tablas de las características del suelo y la viabilidad de las plantas son la norma. En cambio, es una «ciencia artística» en la que la intuición y el «sentimiento» tienen tanto que ver con ella como el conocimiento y los hechos.

Comprender los fertilizantes orgánicos comunes disponibles es tan simple como saber lo que cada uno ofrece a su suelo y cuán «disponibles» (de fácil acceso) son esas ofertas.

Para ello, aquí hay una lista de fertilizantes orgánicos comunes y lo que ofrecen. Los porcentajes de nitrógeno (N), fosfato (P) y potasa (K, potasio) son por peso y la «disponibilidad» se mide como inmediata (liberación rápida, disponible en cuestión de horas), moderada (liberación moderada, disponible en unos pocos días) y lenta (liberación lenta, disponible en semanas).

Incluiremos otras notas sobre los efectos que el fertilizante puede tener en el pH del suelo (acidez) y los nutrientes extra «adicionales» por los que el fertilizante es conocido. Tu tienda de jardinería local puede no tener algunos de estos fertilizantes orgánicos, así que prueba de forma en línea a través de este enlace  donde se especializan en jardinería orgánica

 

Debido a que tienen un alto porcentaje de calcio, las cáscaras de huevo también se utilizan como agentes fertilizantes para productos como el pimiento y el tomate. El calcio puede ayudar a prevenir la putrefacción mientras estimula el crecimiento de la planta. El estiércol envejecido y el compost son, con mucho, los fertilizantes más populares utilizados con casi cualquier tipo de planta. Dependiendo de tu planta, las malezas también se pueden utilizar como fertilizante. La pamplina, la cola de caballo, la bardana, la dársena amarilla, la consuelda y las ortigas se utilizan a menudo debido a su alto contenido de nitrógeno.

Puedes conocer aquí los 8 fertilizantes caseros más recomendados

Aquí te dejamos una selección de los tipos de abonos que existen. Haz clic en el que más te interesa para leerlo a detalle: